Frontpage Slideshow | Copyright © 2006-2011 JoomlaWorks, a business unit of Nuevvo Webware Ltd.

Contador de Visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy1491
mod_vvisit_counterAyer3352
mod_vvisit_counterEsta semana8331
mod_vvisit_counterLa semana pasada35132
mod_vvisit_counterEste mes110928
mod_vvisit_counterMes pasado154696
mod_vvisit_counterTOTAL2751268

Hoy es: Abr 23, 2014

NUESTROS TWEETS

Siguenos en:

  • Facebook: pages/Tribuna-de-Quer%C3%A9taro/251676648211051
  • Twitter: @tribunaqro
  • YouTube: user/tribunadequeretaro

¿Para qué sirven las encuestas?

Domingo, 22 de Abril de 2012 17:29

Por Martagloria Morales Garza*

Las encuestas sirven para conocer la opinión de los ciudadanos o su comportamiento declarado. Sin embargo, entrevistar a todos los ciudadanos sería terriblemente costoso e incluso innecesario si se consideran los avances de la estadística en esta materia. Un buen diseño de muestra, es decir siguiendo las reglas de la estadística, permite elegir un número relativamente pequeño de ciudadanos y que éstos representen la opinión de la totalidad con un pequeño margen de error, el cual normalmente en las ciencias sociales se estima entre tres y cinco por ciento.

El tema de las encuestas electorales es más complicado, por dos razones, primero porque los electores pueden ocultar su verdadera preferencia pues el tema es delicado, y segundo por el uso que los partidos hacen de las mismas.

Elegí ocuparme de este tema en esta entrega porque a principios del mes de marzo, una intervención desafortunada del Presidente Calderón abrió un debate, siempre fructífero, sobre el papel de las encuestas en las campañas.

La pregunta central sería si las encuestas además de permitirnos conocer las opiniones de los ciudadanos pueden también influir en las opiniones de ellos mismos. El cuestionamiento, de suyo muy complejo, tiene que ver con los mecanismos de construcción de la preferencia electoral en los ciudadanos, y éste es quizá uno de los espacios menos trabajados por la investigación de ciencia política en México.

Es posible afirmar que la publicación de los resultados de las encuestas tiene algún tipo de efecto sobre los electores, porque de otra manera no se podría explicar por qué todos los candidatos se esfuerzan por contratar los servicios de las encuestadoras, que son caras, y en publicar los resultados, sobre todo cuando les favorecen.

El problema es poder determinar el efecto y en este aspecto hay poco escrito. Pero trataremos de hacer algunas consideraciones.

En primer lugar, se dice que las encuestas permiten a los electores conocer las preferencias de las mayorías y en su caso inclinarse por ellas, con argumentos como “si de todos modos él va a ganar, pues votemos por él”.

En segundo lugar, las encuestas públicas o no, permiten a los partidos orientar sus campañas. Por ejemplo, las campañas negativas normalmente se usan cuando no se tiene mucho por perder y todo por ganar. Considero que sería el caso del uso de las campañas negativas en 2006 contra López Obrador por parte del PAN y también la reciente campaña negativa del mismo partido contra Enrique Peña Nieto. Es posible que el PAN haya considerado que la campaña negativa es la única vía para poder escalar los casi 20 puntos de diferencia entre Josefina Vázquez y Peña Nieto.

En tercer lugar, la publicación de los resultados de las encuestas puede generar beneficios para los candidatos que ocupan el segundo y tercer lugar, sobre todo en elecciones presidenciales de una sola vuelta, pues existe la posibilidad de que el candidato con mayor porcentaje de votos se convierta en la segunda opción preferida para desplazar al candidato puntero y hacer un llamado a un voto estratégico para eliminarlo, como sucedió en la elección presidencial del 2006.

Por esta razón, no es extraño que en las encuestas en México las diferencias más importantes entre las encuestadoras sean justamente entre el segundo y el tercer lugar, como se muestra en la siguiente gráfica.

También es sabido que la publicación de encuestas muy favorables a un partido político, pueden tener efectos negativos, pues podría desalentar la participación sobre todo de los electores favorables al candidato puntero pues los ciudadanos pueden pensar que su voto no es muy importante, pienso que algo así sucedió en Querétaro en el 2009, pero también puede resultar desalentador para los electores con preferencia hacia candidatos con poco peso electoral.

En síntesis, las encuestas tienen utilidad múltiple, depende del uso que los partidos y los candidatos hagan de ellas, pero precisar el impacto en los ciudadanos es muy complicado y aún existe poca investigación al respecto.

 

* Profesora Investigadora de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma de Querétaro. Email: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

Share on Myspace

  joomla templateinternet security reviews
University template joomla by internet security review