Frontpage Slideshow | Copyright © 2006-2011 JoomlaWorks, a business unit of Nuevvo Webware Ltd.

Los Vándalos

Martes, 17 de Septiembre de 2013 13:22

Por: Vladimir López

El pasado martes el rostro del poder ejecutivo promulgó las tres leyes secundarias de la reforma “educativa”. Con esta acción la soberanía y la influencia del magisterio en la elaboración de políticas educativas se vino abajo. No existe una transversalidad entre la realidad educativa, en el sistema de enseñanza-aprendizaje, y las políticas dictadas por un grupo de exitosos emprendedores.

Con la acción del ejecutivo, el gobierno mexicano dejo claro quiénes son los que deciden el rumbo de nuestro México. Esta acción representa a un orden de gobierno antiguo, posrevolucionario, con la dirección de un solo hombre; pero con una modernización catastrófica.

Los medios de comunicación son los que deciden el quehacer político. Ahora todo está inmerso en el vaivén del espectáculo y la política. Todo lo que no se encuentra publicado en un mass-media es inexistente para el gobierno: no es problema. Los medios de comunicación y sus exitosos emprendedores son los que deciden el rumbo del país, tenemos el ejemplo de la reforma fiscal y Azcárraga.

La manipulación ideológica que hacen los mass-media es un atentado inhumano a la capacidad de sapiencia de la sociedad. Hay que analizar los seudónimos que esta estructura light del Estado ha hecho de los movimientos sociales: “transgresores de la ley” (al EZLN), “salvajes” (movimiento estudiantil 1999-2000), “macheteros” (Atenco); que reducen el movimiento social en una acción, a un dato, a una palabra. Es decir, existe un violento sesgo informativo.

Ahora el movimiento, la organización existente dentro de la estructura democrática magisterial la reducen al calificativo de “vándalos”. Es decir, que mis maestros de primaria y secundaria –principalmente-, que me están dando la mejor cátedra: luchar para ejercer la democracia, la libertad y la justicia, son unos “vándalos”.

Todo parece indicar que existe un servilismo, un fanatismo a lo catastrófico. El pasado 11 de septiembre el reportero acrítico, Efrén Argüelles, hace alusión de la ineficiencia del Estado para controlar a los maestros que se manifestaban en una vialidad pública, Paseo de la Reforma; a saber, muy parecido a la acción “informativa” del 2006 que concuerda con la descripción que hace Noam Chomsky de la manipulación mediática.

Y todo el movimiento del magisterio mexicano, lo reducen no sólo a una acción, a un día; también, territorialmente: mantienen como irrelevante las acciones en colectivo que están haciendo los maestros en las distintas entidades federativas. Querétaro es una de ellas. Tres han sido las marchas del magisterio en apoyo a los maestros en Querétaro, realizadas los días 4, 6 y 11 del presente mes.

El gobierno ha estado creando políticas para el control social, basta con ver el aumento al presupuesto destinado para la estructura de la violencia legítima del Estado: el ejército y la policía. El control de las plazas a los maestros desde el centro y la evaluación periódica, es un filtro de personal, un mecanismo que el sistema se ha creado para aniquilar a los entes infectados: a los individuos que no piensan de una manera determinada.

La política mexicana es un salvajismo moderno e “intelectual”, deja de lado la tesis de Juvenal “la sociedad ahora se alimenta de pan y circo”. Como el circo ya lo dan los políticos y el pan está muy caro, ahora se nos oferta un mundo idealizado, un mundo donde hay que seguir la doctrina real.

Los mass-media controlados por un sector totalmente minoritario son lo que controlan el accionar jurídico y político del Estado: dictan a quien castigar, que hay que reformar, a quien hay que desaparecer, que existe y que no. Y son estos medios lo que paradójicamente descalifican el movimiento magisterial de representar a una “minoría”, a un escaso 5% de los trabajadores de la educación en México.

No hay que olvidar que gracias a los movimientos sociales, que en su momento fueron fuertemente criticados, existen mejores condiciones para los pueblos indios en México y la Universidad Nacional Autónoma de México sigue siendo pública y gratuita, por ejemplo.

Una organización y capacitación nos ayuda para poder ser participante del cambio social. Educación social y una politización para que la acción sea de forma consiente y creadora. Saber y conocer nuestra historia, no alimentar la turbia y malsana estructura social monstruosa del pasado, de un régimen policiaco. Que los factores del cambio sean en colectivo, utilizando las armas y herramientas que nos permiten ser mejores seres humanos: las ciencias, las técnicas y las artes.

La historia de las luchas sociales, que dan respuesta a las problemáticas, están marcadas fuertemente por una penetrante organización y preparación de los involucrados; basta con ver la historia de cualquier sindicato de trabajadores. Sindicatos que el gobierno lucha por erradicar infiltrando a sus entes acríticos al interior del organismo, y en una campaña de desprestigio público. Como lo ha estado haciendo, hasta el día de hoy, con el movimiento magisterial encabezado por la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación.

Share on Myspace

  joomla templateinternet security reviews
University template joomla by internet security review